7 hábitos diarios que daña tu salud

17 Julio 2019

Vivimos dentro de una sociedad acelerada, donde por temas de trabajo y responsabilidades limitamos y/o modificamos algunas actividades que son muy importantes para nuestro desarrollo tanto físico como emocional.

 


7 hábitos diarios que daña tu salud

 

 

Vivimos dentro de una sociedad acelerada, donde por temas de trabajo y responsabilidades limitamos y/o modificamos algunas actividades que son muy importantes para nuestro desarrollo tanto físico como emocional.

 

A continuación expondremos las más comunes y le entregaremos algunos consejos para evitar que le traiga problemas:


1.- Saltarse el desayuno


¿No desayuna por falta de tiempo o miedo a engordar? ¡Error!, Aumentará de peso porque tendrá más hambre durante el resto del día y seleccionará peor los alimentos, tendiendo a comer los más grasos y ricos en azúcares simples. El desayuno debe constituir entre el 15-25% de nuestra energía diaria. Un desayuno ideal está compuesto por: lácteos (leche, yogurt, queso), hidratos de carbono (pan integral, cereales integral, entre otros) y fruta. Se puede añadir aceite de oliva, frutos secos e incluso algo de proteína magra: jamón sin grasa o atún natural.


2.- La comida rápida, los snacks y el picoteo


Beber un jugo vegetal o de fruta natural, o comer unas cuatro nueces es totalmente recomendable en una dieta sana. Son los llamados snacks saludables. Ahora bien, si hablamos de otro tipo de snacks como patatas fritas, gominolas o chocolatinas ricas en grasas, está claro que van a ser perjudiciales para nuestra salud.

3.- Cenar tarde y mal

Cenar tarde hace que tenga más problemas para un descanso adecuado porque su organismo tendrá que hacer la digestión en las horas en que está durmiendo. Por otro lado, acumulará más “hambre” y acabará ingiriendo muchas más calorías de las recomendadas, que ya no quemará pues estará durmiendo. Recuerde que la cena no debería suponer más del 20% de la energía total de tu dieta.


4.- La vida sedentaria


Es uno de los principales riesgos de mortalidad, morbilidad y discapacidad. La inactividad hace que se debiliten los huesos y pierda masa muscular. Se siente
más débil y sus posibilidades de padecer artritis, artrosis u osteoporosis serán mucho mayores en el futuro. También favorece la aparición del sobrepeso y la
enfermedad cardiovascular.

Es fundamental la prevención del sedentarismo, especialmente en la infancia. ¿Cómo? Con la adopción de un estilo de vida “activo” que incluya la práctica de ejercicio físico regular y a diario. Bastan 30 minutos diarios de actividadfísica, que puede incluir desde salir a pasear con el perro, bailar o practicar un deporte.

5.- No cuidar su vista

Los adelantos tecnológicos de la vida moderna provocan que un gran número de personas se vea obligado a pasar mucho tiempo delante del ordenador, así como de otros dispositivos electrónicos. Esta elevada demanda visual, unida a factores ambientales, ha traído como consecuencia la aparición de un conjunto de síntomas que han sido descritos como síndrome visual del ordenador (SVO). Este síndrome, que afecta a tres de cada cuatro trabajadores incide en su calidad de vida y se caracteriza por síntomas como ojos secos, dolor de cabeza, fatiga visual, visión borrosa y doble y dolor de cuello, espalda u hombros. Si este es su caso, procure evitar los reflejos, tener una buena iluminación, hacer pausas y, en caso de que sea necesario, aplicar gotas artificiales.


6.- Estar siempre estresado

Imagine que cuando su vehiculo está en punto muerto, en vez de estar en 1000 revoluciones por minuto estuviese en 3000 ¿Qué ocurriría?, pues que además de gastar un montón de gasolina estaría sometiendo al motor a una tensión innecesaria que acabaría dañándolo. Así es el estrés para el organismo, en situaciones de peligro físico viene bien para superarlo, pero en el día a día lo único que hace es consumir recursos del organismo sin utilizarlos para nada útil. Esto es porque el cuerpo asume que está en peligro en situaciones que, aunque parezcan difíciles, no supone ningún peligro inmediato para su supervivencia. La clave pasa, sobre todo, por aumentar su seguridad personal, para que las situaciones a las que se enfrenta en el día a día no las identifique como peligro. También por cambiar pautas en su pensamiento, ya que las personas que permanentemente piensan en negativo están sometidas a una fuente de estrés permanente.


7.- Las preocupaciones


‘Pre-ocuparse’, como su nombre indica, significa ocuparse antes de tiempo y es obvio que no debe ocuparse ahora de cosas que todavía no han ocurrido. Esto significa que pone su cuerpo en tensión y su mente a trabajar, y no debe olvidar que las células que más energía consumen son las neuronas. Además, cuanto más se preocupa por algo negativo, más queda su mente secuestrada por las emociones de miedo, rabia o tristeza que estás sintiendo y, en vez de buscar soluciones para resolverlo, lo que hace es centrarse más en las características negativas de la situación creándose un círculo vicioso. Como dice el proverbio chino: “Si una cosa tiene solución, ¿para qué preocuparse? Y, si no la tiene, ¿para qué preocuparse?”

Estamos seguros que atendiendo a estos problemas logrará entregar Más amor y tener Más vida.

Alejandro Silva Contreras
Kinesiólogo Ortopedias Más Vida.

Categoría: Noticias

Comentarios

Los campos indicados con (*) son obligatorios.
Contáctanos