Accidente cerebro vascular, un enemigo silencioso

17 Julio 2019

 

Saber acerca del ictus o accidente cerebro vascular (comúnmente llamado trombosis) nos permite evitar padecer esta enfermedad, para ello es necesario saber que el cerebro es el computador o sala de mandos del cuerpo humano. Supone únicamente el 2% de nuestro peso corporal y sin embargo necesita recibir el 20% de la sangre bombeada por el corazón y consume el 25% de la energía que necesita una persona.


Accidente cerebro vascular, un enemigo silencioso

Cuando el aporte sanguíneo necesario para el buen funcionamiento neuronal falla, nos encontramos ante lo que popularmente llamamos ictus, infarto cerebral, trombosis, embolia, derrame cerebral, lo que origina una gran confusión en cuanto al concepto y la diferenciación entre sus diferentes tipos.

 El término ictus cerebral o enfermedad cerebro vascular hace referencia a cualquier trastorno de la circulación cerebral, generalmente de comienzo brusco. En la isquemia cerebral la llegada de sangre al cerebro es interrumpida y origina una disfunción cerebral cuyos síntomas dependerán del área en que se sufra dicha disfunción. En la hemorragia cerebral se produce una rotura de una arteria o vena cerebral y la sangre sale de los vasos por los que se transporta.

Aproximadamente el 75 % de los ictus son isquémicos y el 25% hemorrágico, por ello es muy necesario saber las causas del ictus para evitarlo.

 Los factores de riesgo son:

 Edad

 Esta enfermedad es comienza a ser más recurrente a partir de los 55 años y, por cada década que cumplimos el riesgo de padecerlo se dobla. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2050, con una población mayor de 65 años, la mitad de los ciudadanos corren el riesgo de padecer este tipo de accidentes. Sin embargo, la incidencia del ictus es cada vez mayor entre los jóvenes adultos debido a los malos e insanos hábitos crecientes entre este sector.

Género

 Es la causa más frecuente de mortalidad entre las mujeres y la segunda en los hombres. No obstante, los varones sufren con más frecuencia Ictus salvo entre los 35 y 44 años, franja de edad en el que es más frecuente en la mujer.

 Uso de anticonceptivos orales

 Tras diversos estudios que han analizado esta cuestión se ha demostrado que los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de sufrir un ictus a las mujeres pero en un nivel bajo. Las mayores dosis de estrógenos multiplica el riesgo de sufrir un ictus en 2,5% y, además, si se asocia a tabaquismo, el riesgo se multiplica por 7,2%. El uso de anticonceptivos orales debe evitarse en el caso de mujeres mayores de 35 años, fumadoras, hipertensas, o que sufren migrañas con aura, con obesidad o con hipercolesterolemia o estado protrombóticos.

 Antecedente familiar de ictus

 La relación entre antecedentes familiares y este accidente cerebrovascular esta estrechamente relacionado. Si la herencia es paternal, el riesgo se multiplica por 2,4% y si es maternal se reduce a un 1,4%.

 Tabaquismo

 El tabaco es uno de los elementos principales que duplica el riesgo de sufrir un ictus. De hecho, cuanta más cantidad de cigarrillos se fuman al día aumenta el riesgo. Donde se empieza a incrementar de forma significativa este factor es a partir de los 20 cigarros diarios. Dejar de fumar, incluso reducir la cantidad de consumo, reduce las cifras pero si se elimina este mal hábito en tan solo 5 años el riesgo se iguala al de una persona no fumadora.

 Migraña

 Las personas con migrañas son más propensas a sufrir accidentes cerebro vasculares, el riesgo se multiplica por 2,2% y si en las mujeres se suma el uso de anticonceptivos orales, el riesgo es de asciende hasta llegar al 8,7%. De hecho hay un tipo de migraña que influye más en la influencia del ictus que el resto: la migraña con aura. Los investigadores han señalado con las migrañas con aura provocan casi 3 veces más los ictus.

 Drogadicción

 Existe una relación entre el consumo de drogas, especialmente cocaína y anfetaminas, y el riesgo de padecer un ictus. Las personas que toman cocaína tienen el doble de probabilidades de estar afectados por un accidente cerebro vascular y los consumidores de anfetaminas llegan incluso a quintuplicar esta cifra. Esta causa afecta especialmente a jóvenes en edad adulta.

 Síndrome de apneas del sueño

 Las personas con este síndrome, que afecta al 5% de los adultos, multiplican el riesgo de sufrir un ictus isquémico en un 2,5%. Es muy importante diagnosticar este síndrome y poner un tratamiento médico que sea efectivo y mejore la situación para reducir el porcentaje. La solución, en los casos corrientes, no va más allá de perder peso y mejorar lo hábitos de sueño.

 Inactividad física

 La inactividad física o sedentarismo y en tiempos prolongados aumenta en un 2,4% la probabilidad de padecer un ictus. La falta de actividad deportiva afecta a la salud del corazón y vasos sanguíneos, aparecen diversas patologías como la diabetes y, todo ello, termina formando un cúmulo de elementos y circunstancia que puede acarrear con un accidente de este tipo.

 Obesidad

 La obesidad, sobre todo en mujeres, es otro factor de riesgo que multiplica las cifras en un 1,4%. El sobrepeso y la obesidad es un problema cada vez mayor en nuestro país.

 Diabetes

 La diabetes aumenta la probabilidad de sufrir un ictus entre 2 y 6 veces más que al resto de población con un nivel de azúcar normal. Los pacientes con diabetes tipo 1 tiene bastante menos probabilidades de estar afectados por un ictus que aquellas personas con diabetes tipo 2, que por lo general, reúnen algún otro factor de los mencionados con anterioridad. Se requiere limitar exhaustivamente los niveles de presión arterial y colesterol en estos casos.

 Hipertensión arterial

 El incremento de la tensión en las paredes de los vasos sanguíneos, es uno de los factores más predisponentes para padecer un ictus. Un incremento transitorio puede no generar mayores problemas, sin embargo si este es sostenido en el tiempo puede generar cambios fisiológicos irreversibles que pueden desencadenar un ictus.

 Una vez conocidas las causas del ictus, es necesario saber que padecer dos o tres factores de riesgo significa que usted puede tener mayor probabilidad de sufrir la enfermedad.

 Estamos seguros que esta información le será de utilidad para evitar la llegada de este enemigo silencioso para así tener más amor y más vida.

 

Alejandro Silva Contreras

Kinesiólogo Ortopedias Más Vida.

Categoría: Noticias

Comentarios

Los campos indicados con (*) son obligatorios.
Contáctanos